Artículo

10 ideas para rescatar un gato atrapado en un tejado. El caso Rali.

10 ideas para rescatar a un gato atrapado en un tejado

Escrito por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 8 octubre 2020

por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 8 octubre 2020

Maullidos de un gato atrapado a 9 metros de altura

El domingo 23 de agosto por la noche me pareció oír desde mi habitación unos ruidos extraños que no tenía claro si eran de un gatito o de otro animal nocturno.

El lunes 24 por la mañana no volví a escuchar ruido alguno, pero sobre las 20 horas, al atardecer, de nuevo volví a escuchar ruidos derivados de un animal, pero esta vez de forma más nítida, sin lugar a dudas, se trataba del maullido de un gatito pequeño.

Salí de casa para buscar a ese gatito en apuros, porque el ruido procedía de la puerta de mi calle.

Al mismo tiempo varios vecinos salieron de sus respectivas casas, por el mismo motivo y entre todos buscamos al gatito.

Miramos con lupa, en todas las moreras que había en la acera de nuestra calle porque el año anterior rescatamos a Bic, una gatita de unos tres meses de color blanco, con un ojo azul y otro verde, que no sabía como bajar de lo alto de una morera.

Bic tuvo suerte, la podemos bajar y como no era de nadie, una amiga de una vecina la adoptó.

Perfecto en esta ocasión, no se veía ningún gatico en las moreras, a pesar de que el maullido del gatito no desistía y se oía muy cercano a las casas. Estaba claro que el gatito estaba pidiendo auxilio, a través de su maullido nocturno continuado.

Aparición de la mama gata

Una hora más tarde ya de noche, una vecina que estaba mirando hacia arriba vió como había un gatito o gatita de tamaño muy pequeño color grisáceo, de apenas poco más de un mes, a unos 9 metros de altura, en el tejado de una vivienda.

10 ideas para rescatar a un gato en un tejado
Tejado en el que estaba atrapada Rali

Poco después, apareció una gata en lo alto del tejado, junto al gatito, era una gata adulta de color blanco con el rabo de color gris, que parecía ser la madre del gatito. Justo cuando la gata se acercó al gatito dejó de maullar y pocos minutos después perdimos de vista a ambos.

Sinceramente los vecinos y yo pensamos que la mama gata lo bajaría de allí.

Pero no fue así, porque la noche siguiente, martes 25 de agosto sobre las 20 horas comenzamos a oír de nuevo el maullido del gatito.

Vecinos preocupados por el gatito

Varios vecinos y yo estábamos muy preocupados por el gatito y al escucharlo de nuevo maullar salimos fuera de casa, miramos hacia el tejado y..

…ahí estaba de nuevo el gatito, atrapado a 9 metros de altura.

Esta vez lo vimos asomado, justo al lado del tejado, pero esta vez, estaba dentro asomando la cabecita desde el interior de la caneleta que recoge el agua de los tejados de varias viviendas cuando llueve.

gato en canaleta de tejado
Gatita en la canaleta del tejado

Entre los vecinos maquinamos varias ideas infructuosas para intentar bajarlo, le proporcionamos comida como pudimos.

Buscamos una escalera doble, Antonio se subió, pero nada, era imposible acceder  al gatito, porque la escalera doble apenas llegaba a una altura de 6 metros y el gatito estaba a 9 metros de altura.

Escalera para rescatar a gatita Rali
Intentando rescatar a Rali con Escalera

Llamadas al 112

Varios vecinos y yo, realizamos varias llamadas al 112, para que avisarán a los bomberos para que bajasen al gatito.

Mis vecinos alegaron cuando llamaron al 112 que llevaban varias noches sin dormir, porque oían a un gato maullar cerca de sus dormitorios.

é por mi trabajo que cuando hay una emergencia tanto para un animal como para una persona hay que llamar a este número para pedir auxilio.

Desde allí, una vez reciben la llamada, en teoría, avisan al servicio público que proceda intervenir para auxiliar en cada caso concreto, coordinando de esta forma los servicios de emergencias.

Lo positivo de llamar a este número es que graba todos los avisos. (Esto ya es por defecto profesional, por mi trabajo durante casi 15 años como abogada, por si hubiera que poner una queja o denuncia por un mal servicio, tendría una prueba de esa llamada, al quedar ésta grabada y también la conversación).

La respuesta que recibí de la persona que me cogió el teléfono, fue básicamente las dos siguientes preguntas:

1. ¿Cuál es la dirección ?

2. ¿De quién es el gato? “

Le di la dirección y también le expliqué que el gato era del Ayuntamiento de Murcia.

¿De quién es el gato?

!Ojo! si te pasa a ti un caso similar, ten en cuánta que cuando llames al 112 o a otro sitio, es muy probable que te pregunten ¿De quién es el gato?

En mi caso, le respondí que el gato atrapado no era de ningún vecino y que en base al artículo 2.4 g y 25 de la Ley 6/2017 de protección y defensa de los animales de compañía de la Región de Murcia, el animal era del Ayuntamiento.

Posteriormente, esta persona, me dijo que daría aviso, sin darme más datos sobre a quién iba a avisar.

¿Qué ocurrió después de las primeras llamadas al 112 ?

Varias horas después de haber realizado diferentes llamadas al 112, no se había personado ni la policía local, ni bomberos, ni nadie.

Personalmente, no daba crédito de lo que estaba sucediendo.

A la mañana siguiente, como todas las mañanas, el gato no se veía y no teníamos claro si se había bajado solo o si lo había bajado la madre o si seguía escondido en la canaleta o en alguna parte del tejado.

Llegaron las 20 horas del miércoles 26 de agosto, se estaba haciendo de noche, y comenzamos a oír nuevamente al gatito maullando.

Movilización de los vecinos para bajar al gatito

Esta vez nos movilizamos el 80% de los vecinos de mi calle, ideando y buscando cómo bajar al pobre gato.

Incluso se unió a nosotros, un vecino de otra calle que es ex bombero.

Este vecino se fue poco después a buscar una escalera triple, a casa de un conocido, ya que con una escalera triple era bastante posible llegar a una altura de 9 metros y así, poder bajar al gatito.

Mientras tanto, llamé de nuevo a 112 di el aviso otra vez, y esta vez, llamé a la policía local también.

Previamente durante todo el día estuve llamando a policías que conozco para averiguar cuál era su protocolo de actuación en casos similares a éste.

Sobre las 22 horas de la noche, no había aparecido nadie, ni bomberos, ni policía, y para más inri resulta que no pudimos localizar una escalera triple, ni andamios, ni una máquina elevadora.

Ante este panorama, opté por llamar a un chico amigo de mi hermano que hace parapente, limpia chimeneas y que no tiene miedo a las alturas, sin embargo…

…. éste me comentó que tenía la rodilla mal y que justo al día siguiente le hacían una resonancia, porque tenía muchas molestias en la rodilla. Otra opción descartada, pensé.

Llamada telefónica al jefe de guardia del parque de bomberos

Así que…opté por llamar yo directamente a los bomberos, para ello, busqué el teléfono de los bomberos de la zona en google, pero no salía el teléfono.

Poco después mi vecino ex bombero, se me acercó y me dijo.

Raquel llama al 080 y que te pasen con el Jefe de Guardia del parque de bomberos para que venga a bajar al gatito, porque cuando yo trabajaba de bombero hace años, hacíamos este servicio sin problemas.“

Y eso hice, llamé al 080, pero resultó que este teléfono ya no existía.

Llamé de nuevo al 112 y solicité que me dieran el teléfono del parque de bomberos.

Me dieron el teléfono citado y procedí a llamar.

A los pocos segundos de llamar, me lo cogió una persona y le dije que por favor, me pasara con el Jefe de Guardia del parque de bomberos.

El Jefe citado del parque de bomberos fue muy amable.

Por mi parte, le expliqué que había un gatito atrapado a 9 metros de altura durante 4 días, que los vecinos llevábamos varias noches oyéndolo, que salía de noche, maullando desesperado, ya que durante el día hacía mucho calor y se refugiaba del sol, escondido en algún sitio, y por eso, no lo veíamos, ni escuchábamos, durante el día. Y que era la segunda noche que estábamos llamando al 112, sin que nadie viniera ea bajar al gatito.

El jefe de guardia de bomberos me dijo lo siguiente:

Vamos sin problema, pero la salida cuesta un mínimo de 300,00 euros porque me llama Ud como particular. No obstante, si mañana me llaman desde el Ayuntamiento y/o el centro de Zoonosis, en el caso de que el gato no sea suyo, no tiene que abonar la factura. Además, de noche es muy complicado que podamos capturarlo, por lo que le aconsejo que se espere a mañana. Seguro que si ha avisado al 112 y a la policía local, mañana nos darán el aviso por la mañana e iremos mañana mismo por la mañana a bajarlo”.

Finalicé la llamada, diciéndole que ok, que así lo haríamos, siguiendo su consejo.

No obstante, como no tenía claro que desde el 112 realmente avisaran al centro de Zoonosis de Murcia (perrera municipal) y/o que les hubieran pasado el aviso y éstos, no viniesen, ya que llevábamos los vecinos y yo, llamando dos noches consecutivas al 112 y nadie vino a ayudar al gatito, opté por pedir ayudar en las redes sociales.

Petición de ayuda en redes sociales sobre ideas para bajar al gatito

En mi perfil personal de facebook puse las imágenes del gatito en la canaleta y en el tejado maullando, para ver si a alguien se le ocurría alguna idea sobre cómo bajarlo, aparte de la opción de los bomberos.

La respuesta de las redes sociales fue impresionante.

Me dieron un montón de opciones, un total de 10, de las cuales yo desconocía, en gran parte.

Quiero compartir estas opciones contigo, por si alguna vez tienes que rescatar a un gato o gata, que esté en algún sitio alto, para que tengas claro estas posibilidades.

Contacta con:

  1. Unantenista.
  2. Empresas que ponen las luces en las fiestas populares de tu zona porque tienen máquinas elevadoras.
  3. Una empresa de jardinería, ya que los palmeros suelen subirse a las alturas y tienen o alquilan máquinas elevadoras.
  4. Alguna empresa de telefonía y de internet porque suelen tener escaleras altas y/o máquinas elevadoras.
  5. Algún albañil que pueda tener andamios.
  6. El Seguro de tu casa, da parte para ver si te cubre la factura de los bomberos.
  7. Los bomberos (esto ya lo había hecho yo).
  8. Una empresa que alquile máquinas elevadoras.
  9. Una empresa de grúas.
  10. Una empresa de mudanzas que suele tener máquinas elevadoras.

Llegó el día siguiente, jueves 27 de agosto, las 9 de la mañana, las 10 de la mañana, y no venía nadie, ni me llamaba nadie.

Cinco días atrapado el gatito

Era ya el quinto día, en el que el gatito estaba atrapado, sin agua y sin comida, salvo algo de comida húmeda que pudiera pillar, de lo que varios vecinos le intentábamos hacerle llegar, lanzándoselo por el aire hasta donde estaba.

Ya estaba muy cansada de ver que nadie venía y sinceramente tenía miedo de que el gatito se muriera de hambre o de sed, por lo que tuve claro que ese día no iba a parar hasta que el gatito estuviese a salvo.

Antonio y yo lo teníamos claro, si había que pagar bomberos o alguien con máquina elevadora para bajarlo de ahí, y salvarlo.

Antonio y yo no somos una protectora de animales, aún así estábamos dispuestos a pagar para que alguien lo bajase.

Sin embargo, los vecinos no estaban dispuestos a pagar nada, así que nosotros nos pusimos manos a la obra, para encontrar a alguien que lo bajara inmediatamente.

Alquilar una máquina elevadora

Antonio miró por internet varias empresas de máquinas elevadoras por la zona y también contactó a una persona que poda palmeras.

Por mi parte, contacté con mi corredor de seguros para que preguntase a mi seguro, si me cubría la factura de los bomberos, si decía que el gato era mío.

A la misma vez, tres Angeles vestidas de mujer, que habían visto el caso en mi perfil de facebook (Analu, Angelita y Mari Santi) estaban haciendo gestiones por privado, con sus contactos para localizar a alguien con máquina elevadora u otro utensilio que pudiera bajar al gato de allí.

A las 11 horas Antonio tenía ya localizada una máquina elevadora de alquiler cuyo coste rondaba cerca de los 200 euros.

No obstante, esta máquina tenía un problema y es que te la traían a casa y después la persona que la alquila se las tiene que apañar sola con la máquina, de tal forma, que la persona que lo alquila tiene que manipular la mánquina, sin estar formado, sin tener arnés, ni casco.

Ahí, me negué yo, porque hace años, un vecino mío de 20 años, murió al caerse de una gran altura, porque la máquina elevadora falló.

Además por defecto profesional, cuando ejercía hacía muchísimos años como abogada laboralista, vi muchos casos de accidentes de trabajo en circunstancias similares, con consecuencias muy graves para el trabajador.

Sinceramente me parece increíble que se alquilen esas máquinas, a personas que no trabajan en las alturas y que no tengan arneses de seguridad, en fin.

Tenía claro que quería salvar al gatito pero no a costa de la vida de mi pareja (Antonio), así que esa opción, la descartamos.

Llamada al alcalde

A las 11.30h llamé de nuevo al 112, pero como tenía poca fe, en el resultado de esa llamada, pensé en otras opciones.

Sobre las 11.40h llamé al alcalde de mi pueblo, de hecho no lo llamé antes, porque no había caído.

Le informé que había un gatito atrapado en lo alto de un inmueble a nos 9 metros de altura y que había niños y personas pendiente de él.

Le comenté que había que bajar el gatito porque si caía sobre la cabeza de un niño o de una persona a esa altura, podría provocarle graves lesiones y él como alcalde tendría una responsabilidad al conocer de este caso, en caso de que no actuara para bajar al gato.

El alcalde optó por llamar directamente al centro de Zoonosis de Murcia, ya que mi pueblo es muy pequeñito y el servicio de recogida municipal de animales abandonados y/o extraviados depende de este centro que es conocido comúnmente como la perrera municipal.

Casualidad o no, a los pocos minutos de ambas llamadas, tanto al alcalde como al 112, me llamaron del Centro de Zoonosis de Murcia, para avisarme que venían unos operarios de dicho Centro para intentar bajar al gato.

Personación de los operarios del Centro de Zoonosis

A la media hora o algo menos, se personó un coche del Centro de Zoonosis con dos operarios, en la zona donde estaba el gatito.

Varios vecinos y yo, guiamos a los operarios al lugar donde estaba el gatito cuando lo veíamos por las noches.

Como eran sobre las 12 de la mañana y el gatito, ni se veía, ni maullaba, como normalmente solía ocurrir por las mañanas, estuvimos mirando todas las fachadas y mirando hacia los tejados de varios inmuebles adosados, donde el gatito solía aparecer o bien por el tejado o bien por el interior de la canaleta.

De repente vimos como el gatito estaba atrapado entre los cables de una fachada, que estaban justo debajo de la canaleta de agua.

Gatito atrapado entre los cables de la luz de una fachada

En ese momento, he de reconocer que a mí, me dió un poco de ansiedad, por no decir bastante, ya que el gatito estaba atrapado, tenía una pata colgando, no se movía y sinceramente pensé que estaba muerto.

Posiblemente, acabó ahí, porque estaba buscando un sitio donde refugiarse del sol y se enredó entre los cables, quedando atrapado, pero afortunadamente no se cayó.

Los operarios intentaron acceder al gatito desde la ventana de la vivienda de un vecino, pero no pudieron, por lo que dieron aviso a su responsable superior sobre la situación. Y éste les dió el ok, para que avisaran a los bomberos.

Por fin, llegaron los bomberos

En menos de 20 minutos, tras la llamada de los operarios citados a los bomberos, llegaron estos.

La sensación que tuve en ese momento fue de inmensa felicidad y reconozco que dije para mí:

¡Guau, por fin¡. !Ya está bien!

Los bomberos fueron super majos, nada más ver cómo estaba el gatito atrapado, me dijeron lo siguiente:

“¿Por qué no llamó antes? “

Flipé, en positivo de ver el interés de los bomberos.

Y por supuesto, les dije que llevábamos varios vecinos llamando tres días y que había hablado la noche antes con el jefe de guardia del parque de bomberos.

Osea, que llamar antes, habíamos llamado y muuuuchas veces.

Cuando los bomberos comenzaron a elevar la escalera, estaba medio pueblo mirando la escena, ya que la situación era todo un espectáculo para el pueblo, porque era la primera vez que venían los bomberos a rescatar un gato.

Por parte de los bomberos, uno decidió ponerse el casco y subirse en la cesta de la escalera, junto con uno de los operarios del centro de Zoonosis (perrera).

El operario que acompañaba al bombero en la cesta de la escalera elevadora se puso un casco que le facilitaron los bomberos y se subió con él un transporting donde poder meter al gato, cuando fuera rescatado.

Caída del transportin para el gatito desde 6 metros de altura

Justo cuando comenzó a elevarse la escalera con el bombero y el operario, cuando ya estaban como a unos 6 metros de altura, se le cayó al operario de Zoonosis el transportin mencionado y todas las piezas del mismo, salieron disparadas por diferentes sitios.

¡Menos mal, que no estaba el gato dentro¡ – pensé yo.

Aún así, siguieron subiendo hasta aproximarse donde estaba el gatito atrapado entre los cables de la luz.

El operario de Zoonosis con un movimiento certero, cogió al gatito, lo sujetó fuertemente y lo bajó con él.

El otro operario que le acompañaba, lo esperaba abajo con el transportin y en cuanto bajó, metieron al gatito directamente en el transportin.

Gatito a salvo

El gatito se lo llevaron inmediatamente al centro de Zoonosis para ver si tenía microchip y en caso de no tenerlo, esperar 10 días, para poderlo dar en adopción.

En menos de un hora y media, desde que me llamaron desde Zoonosis, esa misma mañana, el gatito estaba a salvo.

Este hecho me hizo sospechar que presuntamente el personal del 112 no pasó el aviso a este centro.

Justo cuando el gatito fue puesto a salvo, me avisó un chico rescatista de gatos en situaciones similares a ésta, que iba a venir con maquinaria para poder rescatar al gatito en menos de una hora. Y minutos más tarde otro chico que podaba palmeras contactó a Antonio diciendo que estaba dispuesto a venir. Les dimos las gracias a los dos y les informamos que el gatito ya lo habían bajado.

Visita a la gatita en Zoonosis

Antonio y yo fuimos el mismo día del rescate del gatito, al Centro de Zoonosis, para ver como estaba de salud, ya que estuvimos varios días, muy preocupados por él.

Una vez allí, hablamos con el veterinario de Zoonosis, en concreto con José María quién nos atendió muy amablemente y nos dijo lo siguiente:

  1. Es una gatita de un mes y medio aproximadamente.
  2. No estaba desnutrida.
  3. No era muy sociable (es decir, era una gatita feral, nacida en la calle)
  4. No llevaba microchip
  5. Si en diez días, nadie la reclama como suya, podrá ser dada en adopción y sino fuera adoptable pasaría a la zona de la colonia felina que tenían allí, en el Centro de Zoonosis.
  6. Y que me enseñaba donde estaba “

Cuando vimos a la gatita en Zoonosis, me alegre y mucho, ya que estaba sola, en un sitio aislado, limpio, con comida seca, agua limpia, retirada de zona de perros.

Lo que no me gustó tanto, fue ver lo estresada que estaba, ya que esto era una señal de que era una gatita feral, ya que no paraba de correr de un lado a otro, de forma autómata y muy nerviosa.

Por nuestra parte, le comentamos al citado veterinario dos cosas:

1) Que había una protectora de animales interesada en ella.

2) Que le íbamos a presentar un escrito dándole las gracias al veterinario que la atendió, al operario que la rescató y a los bomberos.

La Casita de López, la protectora que recogió a Rali de Zoonosis

La protectora de animales La Casita de López contactó con el personal de Zoonosis para preguntar por la evolución del carácter y del estado físico de la gatita a la que llamaron Rali, así como para reservar a Rali para adoptarla y sacarla de allí.

Pasados los 10 días citados, Rali fue recogida por una voluntaria de la citada protectora.

Lo mejor de este caso fue que Rali (una gatita de color atigrado con reflejos dorados) fue recogida por la protectora La Casita de López y no solo ella, sino también Sweet una gatita de color negro y blanco, que fue capturada de la calle pocos días después de entrar Rali en el centro de Zoonosis.

Gatos Sweet y Rali la perrera
Gatos Sweet y Rali en el Centro de Zoonosis de Murcia

Sweet, la amiga de Rali.

Rali y Sweet estuvieron compartiendo jaula gatuna en el citado centro de Zoonosis y se hermanaron muchísimo, de ahí que la veterinaria municipal que tramitó la documentación para la adopción de Rali por parte de la protectora mencionada, le comentara a ésta, que sería ideal que se llevase las dos gatitas juntas porque ambas habían congeniado muy bien.

A día de hoy, Rali y Sweet están en una casa de acogida, ambas están en proceso de sociabilización y serán puestas en adopción doble, cuando sean más sociables.

gatas sweet y Rali en lavabo
Gatitas Sweet y Rali juntas

Como ambas gatitas tienen menos de tres meses y están sometidas a mucho amor, cariño y juego tienen muchas posibilidades de perder el miedo que tienen a las personas por falta de contacto directo con estas.

Rali y Sweet siguen creciendo y se convertirán en unas bellas gatas.

Los 5 aprendizajes en el caso Rali

Del caso de Rali he aprendido 5 cosas que te comparto:

1. Diferentes vías, aparte de los bomberos, para rescatar a un gato atrapado en un altura determinada que te he mencionado anteriormente.

2. Que en el centro de Zoonosis de Murcia, hay gatos como Rali y Sweet que tienen una segunda oportunidad.

3. Que los gatos ferales pequeños de menos de 12 semanas tienen muchas posibilidades de poder ser sociabilizados y por ende, de poder ser sacados de la calle y dados en adopción, a diferencia de gatos ferales de más edad y/o adultos.

4. Que en la redes sociales hay gente muy válida dispuesta a ayudar, aportando ideas, realizando gestiones, etc, simplemente por su amor a los gatos.

5. La próxima vez que me pase el mismo caso, aparte de llamar, presentaré desde el primer día, un escrito urgente por registro dirigido a la policía local, a la concejalía de sanidad, al 112, al alcalde de mi pueblo y al centro de Zoonosis.

Si conoces algún otro modo sobre cómo bajar a un gato atrapado en una altura (tejado, árbol, farola, poste, etc) y/o conoces de algún caso similar a éste, cuéntamelo, soy todo oídos y estaré encanta de leerte.

Rali y Sweet futura adopción doble

Cuando Rali y Sweet sean más sociables serán puestas en adopción por la protectora La Casita de López, si bien ambas se irán juntas, será una adopción doble, porque no las van a separar.

Si quieres entrar en la lista de espera de familias interesadas en adoptar a ambas puedes enviar un email a lacasitadelopez@gmail.com donde te indicarán los pasos a seguir, sobre la preadopción, requisitos para adoptarlas, etc.

Posdata.

Algún día te contaré cuál fue la casa de acogida de las princesas, como son llamadas cariñosamente Rali y Sweet por su familia de acogida.

Raquel López

Una apasionada de los animales

Próxima Formación Online

Curso Online Actuación en Casos de Maltrato y Envenenamiento de Colonias Felinas

Otros artículos que te pueden interesar …