fbpx

Artículo

Colonias Felinas en Ordenanzas Municipales 3.0 (Definiciones y Conceptos)

Colonias Felinas en Ordenanzas Municipales-Definiciones-Conceptos

Escrito por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 22 marzo 2021

por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 22 marzo 2021

¿Sabes cuáles son las definiciones y conceptos que debería contener una Ordenanza Municipal 3.0 en lo que se refiere a las colonias felinas, para proteger los gatos ferales y/o comunitarios al máximo en un municipio?

Sigue leyendo porque en este artículo, te las contamos.

¿Qué es una ordenanza municipal de protección animal 3.0?

Una ordenanza municipal de protección animal 3.0, en materia de colonias felinas, es aquella que contempla como mínimo los siguientes items:

  1. Referencias a la legislación aplicable a las colonias felinas 3.0.
  2. Conceptos y definiciones 3.0.
  3. Contenido y anexos 3.0.

Las ordenanzas municipales de protección animal de los más de 8.000 municipios que existen en España, en lo que a colonias felinas se refieren, se encuentran en una de estas versiones 1.0, 2.0 o 3.0,  que detallamos a continuación:

  1. Una ordenanza municipal de protección animal que no regula, ni menciona a las colonias felinas (ordenanza 1.0).
  2. Una ordenanza municipal de protección animal que regula de forma muy tímida las colonias felinas, solo hace referencia al CES/CER y/o limita las ubicaciones de las colonias (ordenanza 2.0)
  3. Una ordenanza municipal de protección animal que regula y protege al máximo las colonias felinas (ordenanza 3.0)

¿Sabes qué tipo de versión es la ordenanza del municipio dónde tú asesoras, trabajas y/o gestionas colonias felinas?

Definiciones y Conceptos 3.0

Las Definiciones y Conceptos 3.0 sobre colonias felinas en ordenanzas municipales de protección animal son los términos que permiten dotar de mayor seguridad jurídica a nivel municipal a las colonias felinas, ya que al incluir esta terminología en una ordenanza municipal de protección animal, se convierte en «ley» (norma legal)  el contenido de la misma.

La práctica de ordenanzas  de la versión 1.0 e incluso de la versión 2.0 ha puesto de manifiesto que no es lo mismo, que en una norma se defina correctamente qué es un gato de colonia que lleva una vida libre en su colonia (gato feral y/o comunitario) a qué no lo defina, ya que la protección legal para el gato de colonia que vive en libertad no suele ser la misma.

A la hora de proteger a las colonias felinas es preciso usar todo tipo de herramientas legales y sin lugar a dudas, una ordenanza municipal de protección animal 3.0 es buena prueba de ello.

Un dato que es interesante tener en cuenta, es que a día de hoy, ya hay algunas ordenanzas más actualizadas, con una versión 3.0, como por ejemplo, en la Ordenanza reguladora de la protección y bienestar animal en el municipio de Cox, ordenanza que redacté yo misma hace varios años para este Consistorio, por encargo profesional de la Concejalía de Protección y Bienestar Animal de Cox.

Puedes echarle un vistazo, si lo deseas, mira el artículo 8 de la citada Ordenanza, porque ahí encontrarás Definiciones 3.0.

No obstante, hoy por hoy, como consecuencia de mi evolución como jurista, cambiaría de esta Ordenanza, la palabra CES por CER.

Bueno,

comenzamos ya mismo a enumerar y analizar las definiciones y conceptos 3.0 que debes tener en cuenta, si estás o vas a asesorar en la actualización o nueva redacción de una ordenanza municipal de protección animal.

Animal doméstico

El animal que, normalmente por su especie, se cría y vive con el ser humano, así como depende de él para sobrevivir.

Animal doméstico de compañía

El animal doméstico que convive con el ser humano, generalmente en su hogar, por placer y compañía, con fines lúdicos, sociales, con o sin ánimo de lucro, inclusive si realiza actividades de ocio o deporte. Se considerarán como tales, con carácter general, a los perros, gatos, hurones, cobayas, conejos, peces de acuario, reptiles de terrario, équidos, otros pequeños mamíferos, como por ejemplo, aves y animales originariamente destinados a la explotación y/o producción, que bien han sido rescatados tras una situación de abandono, maltrato u orfandad o  bien han sido cedidos voluntariamente y se destinan a la compañía del ser humano.

Dentro de los animales domésticos de compañía podemos distinguir al gato sociable que vive en un hogar, del gato que vive en libertad (que puede ser sociable, poco sociable o nada sociable) junto con otros gatos en una colonia felina. Este tipo de gato llevará una vida en libertad porque se extravío o fue abandonado o es autopaseante y/o es descendiente de cualquiera de ellos. Especialmente los que han nacido en libertad suelen tener un carácter poco sociable,lo qu hace inviable su adopción (salvo para las camadas de 8-12 semanas), por lo que se les conoce como gatos ferales o comunitarios.

Gato feral y/o gato comunitario

El gato feral y/o comunitario es un animal que pertenece a la especie felina doméstica denominada científicamente con el nombre de “felis catus» o “felis silvestris catus«, de la familia Felidae, que vive en libertad, generalmente cerca de entornos humanos, cuyo grado de sociabilidad con el ser humano suele ser nulo o escaso, su aparición es fruto de la tenencia irresponsable de gatos abandonados, extraviados o auto paseantes sin esterilizar y de las camadas procedentes de estos.

Felis Silvestris Catus

Este gato también es conocido como gato feral, gato comunitario, gato urbano, gato libre, gato de vida libre, gato de colonia, vecino felino, gato callejero y gato errante.

Por error, se le ha denominado en algunos textos (incluso normativos) como gato silvestre, gato asilvestrado, gato salvaje, gato asalvajado, gato vagabundo y gato cimarrón. Obviándose de que se trata de un gato doméstico.

Cabe precisar que en las leyes autonómicas de protección animal que regulan los animales domésticos de compañía de Asturias, Cataluña, Madrid, Galicia, Murcia, La Rioja, Navarra, Castilla – La Mancha y la ciudad de Ceuta los han regulado.

Y que el resto de Comunidades Autónomas que están en fase de actualizar sus respectivas leyes de protección animal, como por ejemplo, Islas Canarias, Cantabria, País Vasco, Andalucía y la Comunidad Valenciana tienen previsto también regular a los gatos de colonias felinas que llevan una vida libre, tanto en espacios públicos como en espacios privados.

Colonia felina

Colonia felina es la comunidad integrada por la agrupación de varios gatos ferales (y/o comunitarios) que pertenecen a la especie felina doméstica, cuyo hogar es el lugar donde viven en libertad debido a su carácter poco o nada sociable y surgen como consecuencia de la tenencia irresponsable de gatos (gatos autopaseantes, abandonados y extraviados sin esterilizar)

La mayoría de colonias felinas están ubicadas en zonas urbanas o periurbanas en un espacio privado o público perteneciente a un municipio concreto, donde los felinos están, o deberían estar, en buenas condiciones higiénico-sanitarias, censados, identificados, marcados en una oreja cuando son esterilizados, cuidados (alimento, agua, cobijo y asistencia veterinaria), protegidos y respetados por la ciudadanía y las autoridades competentes.

La diferencia con los gatos de vida libre es que los gatos abandonados y/o extraviados suelen ser sociables y susceptibles de ser dados en adopción, a diferencia de los otros gatos de colonia que no suelen serlo, aunque puede haber excepciones, como por ejemplo con las camadas que nazcan en una colonia felina y de los nuevos gatos que se incorporan como consecuencia del abandono, extravío y/o auto paseantes, buscando alimento y/o gatos en celo.

Imagen de una colonia felina ubicada en un paseo cercano al mar a la que se le está aplicando el método CER con presupuesto municipal

Método CER

El método CER es un programa consistente en la Captura, Esterilización y Retorno del gato de colonia que vive en libertad, que se lleva a cabo para el control ético de esta población felina.

El Método CER está considerado como método científico, según el Dictamen del Consejo de Estado con n.º de expediente 865/2014.

Este Método es conocido internacionalmente como programa o método TNR (Trap – Neuter- Return).

Por error de traducción este método se tradujo al castellano inicialmente con las siglas CES (Captura – Esterilización – Suelta), de ahí que por este motivo, aparezca en diferentes textos legales, proyectos, convenios, programas de cursos y conferencias con estas siglas. Por lo que si ves en algún documento método CES a día de hoy, ten en cuenta que fue debido a es error.

Recientemente se ha subsanado este error de traducción y cada vez es más frecuente ver la referencia a este citado método científico con las siglas CER (Captura – Esterilización – Retorno del gato de vida libre a su colonia felina) en diferentes textos legales, proyectos CER, convenios y programas de cursos y conferencias sobre este tema.

Este método está considerado por la norma UNE 313001:2016 “Centros de protección animal y residencias de animales de compañía. Gestión sanitaria y bienestar animal”, como el estandar mínimo de calidad en la gestión y cuidado de animales domésticos y de compañía.

Nota. Se recomienda adquirir esta norma a todas aquellas personas o entidades que gestionen o asesoren en materia de colonias, debido a la importancia tanto de su conocimiento como de la aplicación de la misma. Puede adquirirse en https://www.aenor.com/normas-y-libros/buscador-de-normas/une/?c=N0057546

Proyecto CER

El Proyecto CER es el documento que recoge por escrito el plano programa municipal de gestión integral y ética de todas las colonias felinas existentes en el término municipal de un Ayuntamiento (barrio, pedanía, etc), otra Administración Pública o una entidad privada donde haya colonias felinas, que contempla entre otros aspectos, el control poblacional, la protección y bienestar de los felinos, condiciones higiénico-sanitarias adecuadas y el cuidado de todos los individuos, por parte de la Administración que corresponda y sus gestores, aplicando el método CER con independencia del lugar de su ubicación en espacios públicos o privados, en zonas urbanas o no urbanas. Así como el reconocimiento de los gestores mediante acreditaciones tal y como se analiza a continuación.

Convenio de colaboración para implementar el método CER

El convenio de colaboración es el documento firmado entre una entidad de protección animal (u otro tipo de entidad) y una Administración (generalmente un Ayuntamiento) donde se regula cómo se va a llevar a la práctica la implementación de un Proyecto o Programa CER, quién lo va a ejecutar y cómo, así como el presupuesto económico.

Si quieres conocer más sobre Convenios relacionados con Colonias Felinas y tu Ayuntamiento, puedes echar un vistazo al siguiente curso.

Acreditación y/o carné de gestores de colonias felinas

Es la acreditación expedida por la Concejalía con competencias en materia de protección animal, que habilita y acredita, a una persona a realizar una, varias o todas las tareas (alimentar, capturar, registrar, llevar al veterinario y/o buscar casa de acogida y/o adopción de un gato feral) que conlleva la implementación y/o mejora de un Proyecto CER en el término municipal.

En la práctica ocurre que en ocasiones, esta acreditación la expide con el consentimiento y/o autorización del Ayuntamiento la entidad que gestiona colonias felinas, como por un ejemplo, una entidad de protección animal.

La acreditación puede ser un carné o una carta donde se especifique una o varias de las tareas asignadas a esa persona en la gestión de colonias felinas.

Por ejemplo, una carné de gestor/a de colonias felinas, un carné de capturador/a de gatos de colonias felinas, un carné de alimentador/a de colonias felinas, un carné de coordinador/a de colonias felinas.

Notas:

  1. Autorización municipal para aparcar el vehículo. Además de la acreditación a una persona para realizar una, varias o todas las acciones citadas, también se le puede autorizar para aparcar su vehículo a la hora de transportar jaulas trampas, sacos de pienso, gárrafas de agua y otros materiales para capturar y/o atender a los gatos de una o varias colonias.
  2. Emisión de las acreditaciones o carnés. Las acreditaciones, en la práctica, las puede emitir un Ayuntamiento directamente (la Concejalía con competencias en materia de protección animal) o la entidad que tenga convenio a tal efecto, con el Ayuntamiento. Por ejemplo, una protectora o federación protectoras de animales tiene convenio con el Ayuntamiento para implementar el método CER y se acuerda en dicho Convenio que será esa entidad quién expida los carnés (con los logos del Ayuntamiento) y a sus vez, la protectora remitirá por registro al Ayuntamiento, el listado de personas a quién les haya proporcionado el carné.
  3. Chaleco reflectante con el logo del Ayuntamiento. En la práctica cada vez son más los Ayuntamientos que dotan a sus gestores de colonias felinas de un chaleco reflectante, que suele contener también, al igual que el carné, el logo del Ayuntamiento.
  4. «No Molestar a los gestores de colonias felinas». El hecho de informar a la ciudadanía de que no se les moleste en su labor, en cartelería identificativa de cada colonia (Ej. Ayto de Umbrete) e incluso tipificar como infracción administrativa en la ordenanza municipal de protección animal el hecho de molestarlos en dicha labor (Ej. Veléz-Málaga en su inminente ordenanza municipal 2021) es sin duda, otra muestra de reconocimiento de la labor social y municipal que realizan, sin lugar a dudas, los gestores de colonias felinas.

Bienestar animal

El estado adecuado en el que un animal se debe encontrar conforme a las 5 libertades proclamadas por la Organización Mundial de la Salud Animal que son

  1. Libre de hambre, de sed, de desnutrición,
  2. Libre de miedos y de angustias,
  3. Libre de incomodidades físicas o térmicas,
  4. Libre de dolor, de lesiones o de enfermedades y
  5. Libre para expresar las pautas propias de comportamiento de su especie.

Es responsabilidad del Ayuntamiento donde se halle cada colonia, garantizarle a los gatos de las mismas, estas 5 Libertades. Puedes leer más sobre este tema en AVATMA y FdCats en el artículo sobre las Cinco Libertades del Bienestar Felino

Sufrimiento físico

Estado del animal en el que padece dolor y/o molestias graves, a causa de una lesión, enfermedad y/o sufrimiento psíquico.

Sufrimiento psíquico

Estado del animal en el que se producen síntomas evidentes de temor, ansiedad, vocalizaciones de angustia, llanto, quejidos, gestos e intentos de huida, agresiones defensivas, inmovilización, salivación, jadeo, micción, defecación, dilatación de pupilas, rabo entre las piernas, orejas hacia atrás, taquicardias, temblor, entre otros síntomas.

Eutanasia

La acción que acelera la muerte indolora a un animal en estado agónico realizada por un veterinario clínico, a través de métodos no crueles e indoloros, para evitarle un sufrimiento y dolor mayor a un animal, que bien se encuentra desahuciado desde el punto de vista clínico de un veterinario o bien padece una lesión y/o enfermedad que le impida llevar una vida compatible con los parámetros mínimos de bienestar animal citados anteriormente, siempre y cuando conste como mínimo un informe veterinario y alguna prueba clínica que justifique dicho acto.

Sacrificio

La acción que provoca la muerte a un animal, sin causarle sufrimiento, por un veterinario clínico con experiencia en la especie concreta del animal objeto de sacrificio, por motivos diferentes a criterios de bienestar animal mencionados anteriormente, siempre y cuando el motivo del sacrificio quede debidamente justificado, bajo el marco legal de una norma que regule la sanidad animal, la salud pública, la seguridad o circunstancias mediambientales y con el informe motivado como mínimo de dos veterinarios* con experiencia clínica en este tipo de animales.

* Nota para el lector/a. Esto sería lo ideal, que como mínimo haya dos veterinarios de dichas características que justifiquen el por qué del sacrificio de un animal por motivos diferentes a la eutanasia.

Sacrificio cero

No sacrificar animales sanos y/o animales que puedan tener una calidad de vida conforme a los parámetros de bienestar animal citados, salvo las excepciones citadas en el apartado anterior.

Servicio municipal ético de recogida de animales

El servicio municipal ético es la empresa o entidad que gestiona la recogida de animales abandonados y/o extraviados y/o maltratados y/o el método CER en un municipio de forma ética, tanto en la captura, como traslado al veterinario, atendiendo a los animales de tal forma, que les causen siempre el menor sufrimiento físico y psíquico posible.

Otros conceptos sobre colonias felinas

Otros conceptos sobre colonias felinas que pueden también incluirse en una ordenanza municipal de protección animal son a modo de ejemplo, los siguientes:

  • Gestión integral de colonias felinas
  • Efecto Vacío
  • Colonia Piloto
  • Colonia felina controlada
  • Colonia felina estabilizada
  • Reubicación de colonias felinas
  • Voluntariado de colonias felinas (alimentador/a, capturador/a, gestor/a y coordinador/a)

En el curso online sobre Proyectos CER 3.0 analizamos varios proyectos CER y también algunos de los conceptos citados en este apartado y también en este post.

Si hicistes este curso, revisa los materiales, tus notas y los vídeos. Y sino lo hicistes, estoy segura que te aportará muchísima información de tu interés, si te animas a hacerlo.

Estos conceptos 3.0 se pueden incluir en uno de estos dos sitios, dentro del propio contenido de una Ordenanza Municipal de Protección Animal 3.0:

  • En el artículo de Definiciones y/o
  • En el articulado existente dentro de un Capítulo o Título específico sobre Colonias Felinas

Puedes ver el contenido de los citados conceptos en este artículo

Consejos IPA

Como has podido observar en el contenido de este post, la formación en derecho animal es vital, para poder ofrecer propuestas de ordenanzas municipales de protección animal en los Ayuntamientos, que contengan una versión 3.0 para proteger al máximo a las colonias felinas.

Recuerda que tu formación es fundamental para que puedas asesorar adecuadamente al municipio con el que colabores o pretendas colaborar en el asesoramiento sobre una adecuada gestión integral y ética de las colonias felinas.

En el post de más abajo, puedes ver casos reales de Ayuntamientos que han avanzado muy positivamente en la gestión de las colonias felinas y en sus políticas públicas de protección animal gracias al asesoramiento especializado en derecho animal.

Próximo Curso Online

desde 129€

29€

Subvencionado

Cómo Actuar
Legalmente
al Encontrar a un Animal

Sábado, 27 de noviembre de 2021

Plazas limitadas

Más Info >

Otros artículos que te pueden interesar …

El OTRO ANIMAL

El OTRO ANIMAL

Daniel Romero Campoy nos invita a la reflexión sobre por qué consideramos a los animales como un objeto, un instrumento o un ser inferior, olvidándonos de que todos somos animales