fbpx

Artículo

Gestión Ética de Colonias Felinas: Conflictos Vecinales y otros Problemas

Gestión Ética de Colonias Felinas - Conflictos Vecinales y otros problemas

Escrito por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 23 junio 2021

por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 23 junio 2021

La ausencia de un programa municipal de gestión ética de Colonias Felinas es el caldo de cultivo perfecto para que los conflictos vecinales relacionados con gatos de colonia sean una constante habitual. Así como para que los gatos de las colonias sean las principales víctimas de esa ausencia de gestión ética municipal, y también sus gestores/as, que en muchos de esos casos, sufren en silencio amenazas, incluso golpes, lesiones e insultos, aparte de malas miradas cargadas de todo, menos de buenas intenciones.

A este hecho se le suele sumar, que en algunos casos puntuales, hay determinados vecinos/as con buena intención, pero con mucha ignorancia y desconocimiento, que alimentan a gatos de su barrio e incluso de otras zonas, con restos de comida humana, generando insalubridad y/o suciedad.

En este artículo voy a analizar varios casos reales de CONFLICTOS VECINALES, así como cuáles son las causas de los problemas habituales en la gestión ética de colonias felinas.

Conflictos vecinales

Cuando se gestionan colonias felinas nos podemos encontrar con diferentes tipos de Conflictos Vecinales, por algunos de los siguientes motivos:

  1. Ruidos por celos nocturnos y perturbación del descanso nocturno.
  2. Marcajes y hedores por los orines de gatos.
  3. Daños en plantas de jardines privados.
  4. Orines y excrementos en zonas comunitarias (espacios verdes, piscinas, etc).
  5. Fobia a los gatos.
  6. Gatos de colonia de visita en viviendas donde hay otros animales, alterando o poniendo nerviosos a perros y/o gatos que viven en una vivienda.
  7. Vecinos/as aburridos/as que se quejan por hobby en el caso de colonias controladas y éticamente gestionadas.
  8. Perros sueltos que perturban y/o atacan a gatos de colonias.
  9. Amenazas de vecinos/as con envenenar a los gatos
  10. Agresiones y/o insultos a gestores/as (éticos o no éticos).
  11. Otros supuestos.

Sin lugar a dudas todos estos motivos pueden desembocar, de hecho lo hacen, en graves consecuencias (ilegales) para muchos gatos de colonias, que son envenenados, maltratados, cuando no asustados o capturados y soltados en cualquier otro sitio, dejándolos en una situación de peligro y de gran vulnerabilidad para su vida y bienestar, ya que el gato intentará retornar al lugar de origen de su colonia, porque lo considera su hogar. Y en muchos de estos casos, muchos gatos fallecen por el camino atropellados, o de inanición y/o deshidratados.

En el curso online para Gestores/as de Colonias Felinas analizamos los diferentes casos de conflictos vecinales citados.

Problemas habituales en la gestión de Colonias Felinas

A la hora de intentar gestionar éticamente y de forma integral las Colonias Felinas de un municipio suelen surgir varias necesidades, cuya solución no suele ser inmediata, por desgracia, para los gatos de colonia y para sus respectivos gestores/as.

La causa de los problemas habituales en la gestión ética de colonias felinas suele ser, como digo, la carencia de alguna o todas las necesidades, que cito a continuación, en gran parte de los más de 8.000 municipios que existen en España faltan:

  1. Medios económicos.
  2. Personal.
  3. Medios materiales.
  4. Formación y de especialización del personal de los Ayuntamientos y también de algunos gestores.
  5. Sensibilidad ciudadana.
  6. Conocimiento de la responsabilidad tanto del personal de los Ayuntamientos como de la mayoría de los gestores.
  7. Campañas de concienciación ciudadana.

En base a mi experiencia como formadora, jurista y asesora en materia de derecho animal, políticas públicas de protección animal y en especial, sobre gestión ética de colonias felinas, he detectado, lo 7 puntos que he citado, pero puede haber alguno más que yo desconozca, si tú conoces alguno más, házmelo saber, por favor, para valorarlo y lo veo adecuado, lo incluiré en esta lista, y te citaré también a ti, si tú quieres.

En el curso online para Gestores/as de Colonias Felinas analizamos los 7 puntos citados.

Análisis de casos reales de Conflictos Vecinales

Como profesora y asesora en esta materia, me han llegado a mi conocimiento casos de Conflictos Vecinales espeluznantes en los que muchos gatos han acabado envenenados, maltratados o capturados y abandonados a su suerte en sitios desconocidos.

Pero, también es cierto, en honor a la verdad, que he conocido de casos, en los que algunos vecinos tenían razones reales para quejarse y que el hecho de escucharles, hizo que se pudiera trabajar junto con ellos y los gestores de esa zona, para buscar una solución legal y ética para todos, y en especial, para todos.

Sobre estos casos, en el curso online para Gestores de Colonias Felinas analicé varios casos reales que me impactaron bastante, la verdad y cuyo aprendizaje en cada caso, puede ser bastante útil.

Cito a modo de ejemplo, como llamé a cada uno de estos casos.

  • Caso Puebla.
  • Caso David.
  • Caso Logopeda.
  • Caso Manu.
  • Caso Silvia.
  • Caso Campoamor.
  • Caso Juanito.
  • Caso Málaga.
  • Otros casos.

En el curso online para Gestores/as de Colonias Felinas analizamos los diferentes casos de conflictos vecinales citados.

Conclusión

En los conflictos vecinales es muy importante escuchar a los vecinos/s los motivos de sus quejas y por qué se quejan realmente, porque puede que lleven parte de razón o no, solo si los escuchamos, lo sabremos.

Recientemente he leído el libro «Cómo ganar amigos e influir sobre las personas» de Dale Carnegie, se trata de uno de los primeros libros de autoayuda publicados, que a pesar de tener casi 100 años, me ha gustado mucho, la verdad.

En este libro su autor, da unas pautas tan importantes, como por ejemplo, «Escuchar a la otra persona», «Dirigirnos a ella por su nombre», «Darle la razón en cierta parte, si la tuviere» entre otros aspectos.

Desde el año 2015 fecha en la que se celebró el I Foro Parlamentario sobre Protección Felina ha habido un exponencial movimiento profesional de personas que amamos a los animales en general, y que defendemos a los gatos de las colonias felinas, me incluyo, porque soy gestora, aparte de profesora y jurista.

Este movimiento profesional ha dado un paso más allá, ya que no solo alimenta y cuida gatos de colonia, sino que en la mayoría de los casos, no solo financia esos gatos con dinero privado y excepcionalmente con donativos de terceros, sino que también se forma realizando cursos presenciales y online sobre colonias felinas y asistiendo a Jornadas de Protección Felina, como por ejemplo, las

Este movimiento profesional de protección de las colonias felinas ha pasado de alimentare a formarse, a organizarse y a asesorarse e incluso está colaborando profesionalmente con Ayuntamientos que se han dado cuenta del contexto social y jurídico en materia de protección animal.

Sinceramente creo que en los casos de Conflictos Vecinales se produce un choque entre las personas que a nivel cultural estamos en un nivel más avanzado, con respecto a otras en las que su nivel de protección animal y empatía hacia los gatos de la calle es nulo o muy bajo, por un tema cultural, principalmente.

De ahí, la importancia que tienen las campañas de concienciación, siendo esta una tarea pendiente para la mayoría de Ayuntamientos de España, a pesar de que TODAS las leyes autonómicas de protección animal y también sus respectivas ordenanzas municipales recogen en sus textos legales, la obligación municipal de educar y concienciar a la ciudadanía en materia de tenencia responsable de animales y de protección animal.

Hemos pasado, en relativamente pocos años, de que los Ayuntamientos capturasen gatos de colonia y gatos de casa, y estos desaparecieran sin pedir explicaciones, así como de que los gatos que había en nuestras calles buscasen comida en contenedores de basura a que nos esperen ahora en su colonia, a que les llevemos su alimento, siendo totalmente dependientes de los cuidados de sus gestores/as.

Por todo ello, estamos en un momento social, en lo que se refiere a los gatos de colonia, en el que hemos pasado de alimentar gatos por pena y empatía hacia su sufrimiento a profesionalizarnos para colaborar con los Ayuntamientos en este ámbito, así como para pedir explicaciones a aquellos que no aplican el Método CER cada vez que se capturan gatos.

Y no solo eso, sino que la sociedad civil se ha organizado para conseguir dinero para esterilizar y cuidar a los gatos de muchas colonias mientras sus respectivos Aytos no tomaban conciencia de su responsabilidad al respecto.

De hecho, hay muchísimas COLONIAS FELINAS CONTROLADAS y gestionadas éticamente, sin apoyo económico de Ayuntamientos, porque la sociedad civil (gestores/as) cansada del sufrimiento de los gatos de la calle, por hambre, enfermedades, atropellos, nacimientos de camadas, etc, se han organizado en asociaciones y han tomado las riendas, ejerciendo su derecho constitucional al derecho de asociación, regulado en el artículo 22 de la Constitución Española, para controlar la población de estos gatos de forma ética.

Afortunadamente cada vez son más los Aytos que han despertado en cuanto a sus competencias y responsabilidades en esta materia y están colaborando con protectoras y vecinos/as para llevar a cabo una gestión integral y ética de las colonias felinas. Si bien, este camino conlleva un proceso largo y complejo, debido a la falta de medios citada anteriormente.

Por ello, es preciso, seguir caminando cargados de mucha paciencia, en esta línea de trabajo profesional, tanto por parte de los gestores/as como por parte de personal de Ayuntamientos (técnicos, veterinarios, auxiliares, etc) que se hayan desbordados con este tema, y aún así, hacen todo lo posible por cambiar la situación de los gatos de colonia para mejor, respetando su carácter no sociable y teniendo en cuenta que su hogar es la calle.

Gracias

GraciaS a todos los gatos SOCIABLES y a todos los GATOS NO SOCIABLES que me he encontrado en mi camino.

Y GRACIAS a todas las personas que he conocido que gestionan colonias felinas, que esterilizan gatos (veterinarios), que denuncian en los juzgados en representación de protectoras y de particulares (abogados/as) y a los veterinarios municipales, técnicos, agentes de la autoridad y concejales que se han preocupado y ocupado de las Colonias Felinas de su entorno, y que he tenido la suerte de conocer, estoy segura de que

entre todos, conseguiremos entre todos una sociedad más respetuosa con los gatos de colonia y con sus gestores/as.

Finalizo recordando los DERECHOS básicos de los Gestores/as de Colonias Felinas y con la frase

«SIN GESTORES NO HAY CER»

En el curso online para Gestores/as de Colonias Felinas analizamos TODO lo citado en estos artículos y otro contenido de interés para las personas implicadas en la protección de las Colonias Felinas.

Otros artículos que te pueden interesar …

El OTRO ANIMAL

El OTRO ANIMAL

Daniel Romero Campoy nos invita a la reflexión sobre por qué consideramos a los animales como un objeto, un instrumento o un ser inferior, olvidándonos de que todos somos animales