fbpx

Artículo

Gestión Ética de Colonias Felinas: Normativa Básica aplicable

Gestión Ética de Colonias Felinas: Normativa Básica aplicable

Escrito por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 9 junio 2021

por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 9 junio 2021

Cuando se habla de control poblacional de los gatos de colonias felinas suelen surgir dudas por parte de algunos Ayuntamientos e incluso también por parte de algunos gestores de colonias felinas que desconocen la normativa aplicable.

La respuesta a esta cuestión es sencilla.

La respuesta es Sí. Y la vamos a ver en este artículo del IPA.

Normativa básica aplicable a las Colonias Felinas

Todos los Ayuntamientos de España pueden aplicar legalmente el método CER como programa municipal de gestión ética del control poblacional de los gatos de colonia.

Sobre este tema puedes leer más en el artículo titulado Es legal que todos los Ayuntamientos puedan aplicar el método C.E.R.

Confusión en cuanto a la legislación aplicable a las Colonias Felinas

Sobre la normativa básica aplicable a las Colonias Felinas es importante diferenciar que existe una normativa administrativa y una normativa penal.

Se trata de dos ámbitos o campos normativos diferentes (el administrativo y el penal), no obstante, ambos contemplan las colonias felinas, si bien, en muchas de estas normas es preciso saber hacer una interpretación correcta de todas ellas.

La interpretación de las normas en realidad no es sencilla, si la persona que pretende hacerlo no es jurista, abogad@ o docente especializado en esta materia o sino ha realizado una formación especializada en materia de colonias felinas.

De ahí, que a día de hoy, haya personas dentro del sector público (Ayuntamientos) y también de la sociedad civil (gestores/as) que no tengan claro cuál es el marco legal de las colonias felinas.

El hecho de que pueda haber dudas al respecto, desde un punto de vista legal, es lógico.

A continuación vamos a ver brevemente cuál es la normativa básica aplicable a las colonias felinas, viendo por un lado, la normativa administrativa y por otro lado, la normativa penal.

Normativa administrativa básica aplicable a las Colonias Felinas

En lo que se refiere a la normativa administrativa básica aplicable a las Colonias Felinas hay que tener claro que a nivel administrativo es preciso conocer las normas y también hay que saber interpretarlas según el contexto jurídico y social actual.

Normativa administrativa municipal

Principalmente a la hora de gestionar colonias felinas se debe tener en cuenta qué dice la normativa local o municipal. Para ello, es preciso analizar en primer lugar, la siguiente norma

  • La ordenanza municipal de protección animal sobre las colonias felinas.
  • En el caso de que la ordenanza no diga nada al respecto, hay que seguir buscando en el ordenamiento jurídico local, para ver si existe alguna herramienta legal que dé cabida a la aplicación del Método CER. Para ello, se debe mirar si hay
  1. Un Decreto de la Concejalía competente regulando o poniendo en marcha un Método CER para controlar la población de los gatos de colonia y/o
  2. Un Bando de Älcadía en los mismos términos que el citado Decreto y/o
  3. Un Convenio entre el Ayuntamiento (Concejalía competente) y una entidad de protección animal para implementar el Método CER y/o
  4. Un Contrato entre el Ayuntamiento (Concejalía competente) y una entidad de protección animal y/o una empresa y/o una clínica veterinaria para llevar a cabo el Método CER y/o
  5. Unos pliegos de licitación que hagan referencia al Método CER y/o
  6. Un programa municipal (Proyecto CER) aprobado en un Pleno Municipal y/o
  7. Subvenciones o ayudas a entidades de protección animal para aplicar el Método CER, aún no habiendo firmado un convenio a tal efecto y/o

Si existe alguna de estas normas, el camino para comenzar a trabajar tanto en la implementación del Método CER en un municipio así como para que el Ayuntamiento implicado reconozca las colonias felinas que existan en su término municipal.

Porque a diferencia de lo que erróneamente se piensa por parte de algunas Administraciones Locales las colonias felinas no se crean por el reconocimiento o no de un Ayuntamiento de las mismas.

Las colonias felinas existen o no existen.

Eso sí, una vez que se toma consciencia de la existencia de las mismas, toca trabajar de forma coordinada y colaborativa entre el personal competente del Ayuntamiento y los gestores y las gestoras de colonias felinas, para poder llevar a cabo a una gestión ética de las colonias felinas.

Normativa administrativa autonómica

Una vez examinada la normativa local, si no encontramos nada, podemos analizar la normativa autonómica de protección animal, es decir, la ley autonómica de protección animal de la Comunidad Autónoma al que pertenezca el término municipal en el que se están gestionando colonias felinas, con reconocimiento o no de las mismas por parte del Ayuntamiento en cuestión.

Al analizar la normativa autonómica de protección animal puede que encontremos que las colonias felinas están :

  1. Reguladas (en parte) como sucede a modo de ejemplo, en el artículo 25 de la Ley 6/2017 de protección animal de Murcia.
  2. No están reguladas, como sucede a modo de ejemplo, en las leyes autonómicas de la Comunidad Valenciana y la Andaluza.
  3. Su regulación es confusa y es preciso interpretar la norma, como sucede, por ejemplo, en la Ley autonómica de Cataluña.

Aún así, hay que tener claro que con independencia de que una ley administrativa autonómica no regule o regule de forma confusa las colonias felinas, los Ayuntamientos pertenecientes a estas respectivas Comunidades están legitimados para aplicar el Método CER en su término municipal.

Veamos ejemplos, para entenderlo mejor.

Ayuntamientos de la Comunidad Valenciana, como por ejemplo, Torrevieja y San Miguel de Salinas están aplicando el Método CER a pesar de que su ley autonómica y su respectiva ordenanza de protección animal no las regulan.

Lo mismo sucede con el Ayuntamiento de Utrera de Córdoba, entre otros municipios de la Comunidad Andaluza. En la web de este Ayuntamiento puede apreciarse su labor de concienciación en materia de colonias felinas, así como la puesta en marcha del Método CER, al tener publicado en su web la campaña siguiente:

«C0LONIAS FELINAS PROTEGIDAS» para concienciar y dar a conocer el Programa CES (=CER)

En su web puede apreciarse un mapa de la señalización con puntos rojos y con puntos verdes todas las colonias felinas del municipio de Utrera.

  • Con un punto verde tienen indentificadas las colonias felinas gestionadas.
  • Con un punto rojo tienen identificadas las colonias felinas en las que realizarán las futuras intervenciones.

En ese mapa censal de colonias felinas se puede apreciar a simple golpe de vista, la gran labor de los gestores de colonias felinas y de las protectoras de la zona, así como la gestión ética del Ayuntamiento de Utrera en materia de colonias felinas.

Normativa administrativa estatal

A nivel estatal hay diferentes normas aplicables a las colonias felinas, pero sin lugar a dudas, hay dos que son muy importantes, que son las siguientes:

  1. La Ley 7/1985 de Bases de Régimen Local que regula en su artículo 25.2j la competencia de los municipios en materia de salubridad pública.
  2. La Instrucción de 19 de marzo de 2020, en pleno estado de alarma (el primero por Covid-19) que interpretó que era una ACTIVIDAD ESENCIAL cuidar y atender a los gatos de las colonias felinas siendo legal el desplazamiento de los gestores/as de colonias a tal efecto. (cuando todo el país estaba prácticamente paralizado y la mayoría de los ciudadan@s española teletrabajando en casa, salvo los que realizaban actividades esenciales).

Aparte de esta normas hay sentencias, declaraciones, principios, Dictamen del Consejo de Estado expediente nº 865/2014 e incluso la Norma UNE 3130001:2016 sobre Centros de Protección Animal y Residencias de Animales de Compañía. Gestión Sanitaria y de Bienestar Animal que considera dentro de los estándares mínimos de calidad de un servicio municipal de recogida de animales domésticos de compañía, la aplicación del Método CER para los gatos de las colonias felinas.

De tal forma que si una vez analizada la normativa local y la autonómica en materia de protección animal de los animales domésticos y/o de compañía no se tiene aún claro que un Ayuntamiento puede aplicar legalmente el Método CER, por parte del personal del citado Consistorio o incluso por los gestores/as de colonias felinas, una vez examinada la normativa estatal citada, no cabe lugar a dudas.

En lo que se refiere a la Salubridad Pública y las Colonias Felinas está demostrado que el Método CER, es un método científico y que si se aplica bien, éste funciona, de forma que se garantiza la salubridad pública y además, por un lado,se controla la población de los gatos de colonia y por otro lado, se les proporciona protección y bienestar.

Normativa administrativa europea

Sobre la normativa europea es importante conocer estas dos normas:

  1. El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea que regula en su artículo 13 que todos los animales son seres sintientes, si bien por una mala traducción, del texto jurídico original en inglés se tradujo como seres sensibles, aprobado en Lisboa en 2009 (España es un Estado Parte).

«Artículo 13.

Al formular y aplicar las políticas de la Unión en materia de agricultura, pesca, transporte, mercado
interior, investigación y desarrollo tecnológico y espacio, la Unión y los Estados miembros tendrán
plenamente en cuenta las exigencias en materia de bienestar de los animales como seres sensibles,
respetando al mismo tiempo las disposiciones legales o administrativas y las costumbres de los
Estados miembros relativas, en particular, a ritos religiosos, tradiciones culturales y patrimonio
regional.
«

2. El Convenio Europeo que regula la protección de los Animales de Compañía, de 1987 que fue ratificado por España hace poco, ya que entró en vigor el 1 de febrero de 2018.

El citado Convenio regula que los Estados Parte deben tomar medidas para reducir el número de animales abandonados, en su artículo 12 «

Cuando una de las Partes considere que el número de animales vagabundos constituye un problema para ella, adoptará las medidas legales y/o administrativas necesarias para reducir su número por medios que no causen dolores, sufrimientos ni angustias evitables.

a. Al aplicar esas medidas deberá exigirse que:

i. si han de capturarse esos animales, ello se haga con los menores sufrimientos físicos y psíquicos posibles, habida cuenta de la naturaleza del animal;

ii. si los animales capturados van a ser objeto de tenencia o sacrificio, ello se haga de acuerdo con los principios establecidos en el presente Convenio.

b. Las Partes se comprometen a tratar de:

i. llevar a cabo la identificación permanente de perros y gatos por medios apropiados que sólo provoquen dolores, sufrimientos o aflicciones ligeros o pasajeros, como el tatuaje, acompañado por la inscripción del número en un registro, junto con los nombres y direcciones de los propietarios;

ii. reducir la reproducción no planificada de perros y gatos estimulando su esterilización;

iii. alentar a quienes encuentren perros o gatos vagabundos a que lo pongan en conocimiento de la autoridad competente.»

Esta norma última fue tenida en cuenta por el Tribunal Constitucional en su sentencia del año 2020 al considerar que la Comunidad Autónoma de La Rioja tenía competencia para regular en su Ley de Protección animal del año 2018, la esterilización obligatoria de perros y gatos.

Por lo tanto, haciendo una interpretación jurídica de estas dos normas europeas, no cabe lugar a dudas de que los gatos de colonias son seres sintientes y de que los Estados Parte de la Unión Europea deben adoptar medidas como la esterilización para reducir las tasas de abandono de animales, de ahí, que la aplicación del método CER sea también una herramienta legítima y científica para controlar la población de gatos que viven en libertad debido a su carácter no sociable, de forma ética y sin causarles sufrimientos o angustias evitables (como lo sería, a modo de ejemplo, encerrar en una perrera o centro similar a un gato de colonia).

Puedes leer más sobre este tema en el artículo del IPA Legislación aplicable a las Colonias Felinas

Esta normativa se analizó en profundidad en el curso online del IPA «Legislación aplicable a las Colonias Felinas 3.0»

Normativa Penal aplicable a las Colonias Felinas

La normativa penal aplicable a las Colonias Felinas básicamente se concentra en tres artículos.

Delito por uso de Veneno y …. artículo 336

El artículo 336 para los casos de uso de veneno, cepos y lazos, cuya redacción literal es la siguiente:

«El que, sin estar legalmente autorizado, emplee para la caza o pesca veneno, medios explosivos u otros instrumentos o artes de similar eficacia destructiva o no selectiva para la fauna, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en cualquier caso, la de inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a cazar o pescar por tiempo de uno a tres años. Si el daño causado fuera de notoria importancia, se impondrá la pena de prisión antes mencionada en su mitad superior.»

Delito de Maltrato Animal, artículo 337

El artículo 337.1.a) protege a los animales domésticos, es decir, a los gatos de colonia, porque estos son gatos domésticos que llevan una vida en libertad, debido a su carácter no sociable.

El artículo 337 cita textualmente:

«1. Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a

a) un animal doméstico o amansado,

b) un animal de los que habitualmente están domesticados,

c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o

d) cualquier animal que no viva en estado salvaje.

2. Las penas previstas en el apartado anterior se impondrán en su mitad superior cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

a) Se hubieran utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal.

b) Hubiera mediado ensañamiento.

c) Se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal.

d) Los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor de edad.

3. Si se hubiera causado la muerte del animal se impondrá una pena de seis a dieciocho meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

4. Los que, fuera de los supuestos a que se refieren los apartados anteriores de este artículo, maltrataren cruelmente a los animales domésticos o a cualesquiera otros en espectáculos no autorizados legalmente, serán castigados con una pena de multa de uno a seis meses. Asimismo, el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.»

Delito de abandono, artículo 337 bis

La captura de un gato de colonia y su suelta en un sitio, sin un protocolo ético y excepcional de reubicación, dejando el animal a su suerte, en condiciones de peligro para su vida e integridad puede ser constitutivo un delito de abandono del artículo 337 bis, cuyo tenor literal es el siguiente:

«El que abandone a un animal de los mencionados en el apartado 1 del artículo anterior en condiciones en que pueda peligrar su vida o integridad será castigado con una pena de multa de uno a seis meses. Asimismo, el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.»

Puedes leer más sobre este tema, desde el punto de vista veterinario, en el artículo «Control Efectivo de Poblaciones de Gatos en Libertad. Parte 1. Parte Veterinaria» y en el artículo «Control Efectivo de Poblaciones de Gatos en Libertad. Parte 2. Parte Jurídica»

El código penal protege a los gatos de colonia de casos de envenenamiento, maltrato animal y abandono, sin embargo, en algunos de estos casos, no se actúa por la ausencia de protocolos municipales y/o por el desconocimiento de la aplicación de estos preceptos a los gatos de colonia.

Sin lugar a dudas, el código penal protege a los gatos de colonia y ya hay más de una sentencia condenatoria por casos de veneno y de maltrato a gatos de colonias felinas.

Sobre este tema puedes leer más en los artículos del IPA

En el Taller de Denuncias en casos de maltrato y/o envenenamiento de colonias felinas explicamos en más detalle el contenido de los citados delitos, la interpretación de los mismo, cómo interponer DENUNCIAS e incluye 12 Modelos de Denuncias.

Taller Denuncias Maltrato Envenenamiento Colonias Felinas

Conclusión

  1. Las colonias felinas tienen protección penal en los artículos 336, 337 y 337 bis.
  2. La regulación administrativa de las Colonias Felinas y del Método CER va más allá de la normativa municipal, es necesario conocer otra normativa como la autonómica, la europea y en especial, la ESTATAL, sobre todo, en aquellos municipios donde por desconocimiento normativo no se aplica aún el Método CER para el control poblacional ético de las colonias felinas.

Si quieres conocer más leyes que hacen referencia a la regulación de las Colonias Felinas puedes leer al Artículo Científico del IPA (autoras Raquel López y Francisca Gutiérrez) denominado «Control efectivo de poblaciones de gatos en libertad (2) Parte jurídica.» (91 páginas de argumentación legal sobre la legalidad del Método CER y las herramientas legales que tienen los Ayuntamientos para gestionar éticamente las colonias felinas.

En el curso online para Gestores/as de Colonias Felinas analizamos conceptos básicos, normativa básica aplicable, los derechos y deberes de los gestores/as, casos reales de gestión ética municipal y no ética, casos de conflictos vecinales y contestamos a preguntas frecuentes planteadas por alumn@s del IPA que gestionan Colonias Felinas.

Próximo Curso Online

desde 129€

29€

Subvencionado

Cómo Actuar
Legalmente
al Encontrar a un Animal

Sábado, 27 de noviembre de 2021

Plazas limitadas

Más Info >

Otros artículos que te pueden interesar …

El OTRO ANIMAL

El OTRO ANIMAL

Daniel Romero Campoy nos invita a la reflexión sobre por qué consideramos a los animales como un objeto, un instrumento o un ser inferior, olvidándonos de que todos somos animales