Artículo

Hola soy LEÓN, os voy a contar mi historia

Hola soy LEÓN

Escrito por María José Germán del Viejo

Jurista especializada en Derecho Animal

Publicado el 4 octubre 2022

por María José Germán del Viejo

Jurista especializada en Derecho Animal

Publicado el 4 octubre 2022

Soy un chico joven, de unos 6 años de edad, vigoroso, fuerte y con un físico que impone, me dicen que no soy un «pitbull puro«.

Pero yo por conseguir una caricia o algún gesto de amor, doy todo lo mejor de mí y en cada batalla intento demostrar que soy el mejor.

Cuando llega el día de la acción, veo como todos me animan, como creen en mí, cómo me tocan y cómo veo a mis papás emocionados.

Ese día es el que más estoy con ellos y el que más disfruto de la brisa del viento.

Pero, llega el momento de la batalla y aunque entrene para ello, no me gusta.

No quiero hacerles daño a los otros perritos.

No quiero llegar a casa y que me tengan que curar las grandes heridas.

Pero bueno, así aprovecho y sigo más con ellos.

¡La verdad, que hoy no sé a quién le toca curarme las heridas!

Porque, un día estoy montado en un coche y al otro día estoy en otro zulo y con otras personas.

Hay perritos por todos lados, no sé qué harán aquí también.

Bueno, no importa.

A mis nuevos papás también les demostraré que soy el mejor.

Porque si me siguen llevando a los eventos, es porque valgo para esto.

Joo, yo creo que no debo ser tan bueno porque hoy me han llevado a otro lugar.

Bueno, a ver si a la tercera va la vencida.

Éste último papá no me lleva a pelear.

Pero me tiene todo el día atado con una fuerte cadena, porque dice que soy peligroso.

Pero, si yo solo hacía lo que mis papás me enseñaban.

Me siento triste y solo.

Quiero jugar.

Quiero salir a la calle a oler más pis, a escarbar en la arena.


Por lo visto unas vecinas se han extrañado cuando me han visto atado en la ventana con mi cadena y con mi bozal.

Me molesta un poco, sí.

Pero estoy agradecido de estar así.

Me tiene que dar el sol, donde estaba tenía mucho frío, estoy disfrutando.

Les estoy escuchando hablar, que si soy un Perro Potencialmente Peligroso.

Que si mi nuevo papá no puede tenerme porque no tiene mi licencia, ni seguro, ni condiciones para darme una buena vida.

Jolín, a ver ahora ¿quién me va a querer?

Yo espero que no me lleven más a esos eventos, no quiero pelearme más.

Además últimamente estoy desentrenado.

No salgo a correr, no hago ejercicio.

Pero si lo pienso, con la cadena estoy haciendo pesas, jajaja.


Hoy ha sido un día movidito.

Cada vez que estoy tomando el sol en la puerta, me interrumpen.

Ahora un señor me ha sacado sangre y ha empezado a tocarme y ha hacerme pruebas.

Me está gustando, aunque la aguja no mucho.

Estamos teniendo más visitas.

Ahora unos señores de verde están preguntando a mi nuevo papá que si tengo los papeles en regla y algunas preguntas que no entiendo.

¿Ahora por lo visto me llevan desde un pueblo de Badajoz hasta Toledo?

¿Por qué, si este papá no me obliga a hacer tanto deporte?

No sé que pensar ya.

Ahora las vecinas me montan en un coche, hablan por teléfono con las que dicen ser mis madrinas, ¿tanta gente me quiere ahora?

Estoy muy tranquilo y agusto con ellas (ojalá me lleven a su casa).

Pero no, me llevan a otro lugar que no conozco y me presentan a otro señor que me ha montado en una furgoneta (por lo amable que es, será amigo de ellas).

Me estaban empezando a caer muy bien.

Me han quitado la cadena grande y me han puesto un collar muy chulo.

Sigo pareciendo un tío duro.

Pero, déjenme demostrar por favor que solo quiero mimos y que me abracen fuerte.

Estoy muy asustado, ¿dónde me llevan?

Yo estaba empezando a confiar en las vecinas y me trababan muy bien.

Me siento triste de nuevo.

Muchas horas de viaje, sirven para darte cuenta de dónde vas y qué quieres.

Mis nuevos papás estoy escuchando, son un grupo de personas que rescatan entre otros animales, perritos y le dan la oportunidad de tener para siempre la misma familia.

Pero ellos, como quieren lo mejor para mí, me llevan a un hotel de perros, ¿pero eso qué es?

Cuando llegamos al hotel veo un letrero y veo hierba, más perros, mucha gente, ¡qué alegría!

No dejo de pensar en mis vecinas, a ver si averiguo algo.

Me acabo de enterar que a ellas les han ayudado a salvarme de la muerte.

Que están recaudando dinero para pagarme este hotel de lujo y que personas sin conocerme me han donado dinero.

Que el señor de la bata blanca fue llevado por ellas para saber si estaba enfermo o no (lo que yo digo, un chico sano y vigoroso).

Y que el chico de la furgoneta también fue contratado por ellas para llevarme desde Montijo hasta Toledo.

Qué feliz me siento.

¿Cómo puede ser que se preocupen tanto por mí si yo a penas las conozco?

Me quedo con las ganas de haberle dado más lametazos, no sabía nada, ¡ni me lo imaginaba!

Todos los días me entero de algo nuevo.

Ahora resulta que hay más gente que me está ayudando.

Ya no sólo mis vecinas y mis madrinas, sino que también hay un evento en Facebook (no sé qué es eso) dónde hay un número de cuenta para ayudarlas a pagar todos los gastos que se han tenido:

  • Veterinario (70 euros, de lo que solo han podido pagar 35 euros)
  • Licencia para mi tenencia (lo paga una de mis madrinas)
  • Residencia (100 euros que queda por pagar)
  • Transporte (80 euros, pagados)

De ese evento hasta hoy se han podido abonar mis gastos de veterinario y parte de los gastos del hotel en el que estoy.

Gracias a todas esas personas que no me conocen y me están a mí ayudando y a mis madrinas

¡Qué feliz me siento!

Todos los meses tengo que estar en este hotel para poder dedicarme a otra cosa que no sea dar lametazos.

Juntarme con los demás perritos y que nadie me tenga miedo.

Por eso, os pido públicamente que ayudéis a todas estas personas, que día a día, lo están dando todo por mí.

Me podéis contactar para ayudarme a encontrar una buena familia que me adopte, y/o con los gastos que tengo para poder llevar una vida digna.

Contactándome en mi facebook donde tienes acceso sobre mi evolución, gastos y cómo ayudarme con ellos.

Y gracias especiales a María José quién movió cielo y tierra para salvarme la vida.

Gracias especiales a Vayahuellas por cuidarme.

Y gracias al IPA, por darme visibilidad y a todas las personas que estáis colaborando en todos mis gastos.

Atentamente León.

Otros artículos que te pueden interesar …