fbpx

Artículo

¿Qué es un Contrato de Adopción de Animales? (1/5)

Qué es un Contrato de Adopción de Animales

Escrito por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 13 mayo 2021

por Raquel López Teruel

Jurista y Formadora especializada en Derecho Animal. Fundadora de DeAnimals y Directora Jurídica del IPA.

Publicado el 13 mayo 2021

En este artículo analizaremos qué es exactamente un contrato de adopción de animales y otros aspectos importantes relacionados con esta valiosa herramienta jurídica, que tiene como principal finalidad ayudar a las protectoras a proteger al animal o animales objeto de adopción en el citado contrato.

Comenzamos definiendo qué es un contrato de adopción de animales.

¿Qué es un contrato de adopción de animales?

Un contrato de adopción de uno o varios animales es básicamente un acuerdo entre dos partes.

Por este motivo, en todo contrato, no solo en el contrato de adopción de animales siempre hay como mínimo dos partes.

Estas dos partes serán dos personas que se comprometen a realizar determinadas obligaciones y/o acciones relacionadas con uno o varios animales.

Y, por supuesto, en el contrato de adopción de animales nunca falta uno o varios animales que son el objeto principal del citado contrato.

Como consecuencia de este acuerdo o contrato entre ambas partes, surge un doble compromiso jurídico o legal, en el que sucede lo siguiente:

  • Una de las partes, (la protectora) se compromete a entregar un animal que tiene bajo su posesión y/o propiedad a la otra parte (el o la adoptante).
  • La otra parte (el o la adoptante) se compromete a cuidar de ese animal durante toda su vida, en los términos especificados en las cláusulas (condiciones específicas) de ese contrato.

Nota. Las partes del contrato de adopción de animales son como mínimo dos personas tal y como he citado, si bien, hay que precisar que estas personas pueden ser personas físicas y también personas jurídicas. Esto lo veremos con más detalle, más adelante en este post.

Contrato de adopción. ¿Verbal o escrito ?

El contrato de adopción de animales se puede realizar de cualquiera de las siguientes formas:

  • Por escrito, es decir, redactando el contenido del contrato en un documento.
  • Verbalmente, es decir, «de palabra» sin que haya una redacción escrita en un documento del citado contrato. Si, si has leído bien, se puede realizar «de palabra» el contrato de adopción de animales.

Si bien, al igual que en cualquier otro tipo de contrato, los abogad@s y también los juristas especializados en derecho animal, como sucede en mi caso, siempre recomendamos que el contrato de adopción de animales se haga siempre por escrito.

El contrato de adopción de animales por escrito ofrece más garantías jurídicas que el contrato verbal, porque a efectos probatorios es más fácil acreditar el contenido de un contrato escrito de adopción de un animal o varios, a diferencia de lo que sucedería con el contrato verbal, cuya carga probatoria será más compleja (aunque no inviable).

Un dato a tener en cuenta, desde el punto de vista práctico del contrato de adopción de un animal, ya formalizado, es que si después surge algún conflicto

bien a la hora de interpretar el contrato de adopción o

bien porque haya un incumplimiento del mismo por parte del adoptante,

siempre será más fácil acreditar, cualquiera de las cláusulas recogidas en ese contrato, si existe un documento escrito donde conste todo el contenido del contrato de adopción.

Por este motivo, es importante que el contrato de adopción de un animal se redacte por escrito.

Sobre el contenido básico de un contrato de adopción de animales puedes leer más en el siguiente artículo

Objeto del contrato de adopción de animales

El objeto del contrato de adopción de uno o varios animales es el animal o animales identificados y/o citados en el contrato citado.

Las partes de un contrato de adopción de animales

En el contrato de adopción de animales encontraremos siempre como mínimo dos partes diferenciadas.

1. Por un lado, está la parte, que denominaremos en adelante como la protectora, que es la parte que tiene bajo su esfera de protección física y jurídica (propiedad, posesión, titularidad y/o custodia) al animal objeto del contrato de adopción.

Esta parte liderará el control del contenido del contenido del contrato de adopción de animales y fijará en el contenido del mismo, las condiciones de entrega del animal objeto del contrato a la otra parte, así como una serie de condiciciones que deberá cumplir dicha parte, durante todo el tiempo de vida el animal objeto de adopción.

En la práctica generalmente esta parte puede ser cualquiera de estos supuestos:

a) Una entidad de protección animal.

b) Una persona jurídica, como por ejemplo, una empresa que realiza un servicio municipal de recogida de animales abandonados, extraviados, etc. (En la mayoría de estos supuestos, si lo hace, lo hará con la colaboración de entidades de protección animal).
c) Una Administración Pública, como por ejemplo un Ayuntamiento, que tiene instalaciones municipales donde alberga y gestiona la adopción de animales abandonados, extraviados, confiscados por maltrato animal, cedidos por sus propietarios u otros supuestos. (En la mayoría de estos casos, si lo hace, lo hará con la colaboración de entidades de protección animal).

2. Por otro lado, está la parte que adopta al animal, el o la adoptante.

a) Un particular. Generalmente el adoptante en un contrato de adopción de animales suele ser un particular, aunque en algunos casos, puede haber más de uno. (Por ejemplo, cuando una pareja o matrimonio adopta un perro o un gato).

b) Una persona jurídica, por ejemplo, cuando una empresa quiere adoptar un perro o un gato para tenerlo en las instalaciones de la empresa.

c) Administraciones Públicas, por ejemplo, cuando una Administración desde el área de fuerzos y cuerpos de seguridad local, adoptan perros de una protectora para adiestrarlos y destinarlos a patrullar con un agente de la autoridad (búsqueda de sustancias tóxicas (venenos), drogas, detención de personas, detección de billetes falsos, etc).

¿Qué tipo de contrato es el contrato de adopción de animales?

El contrato de adopción de animales, al igual que cualquier otro contrato, puede incluir determinadas cláusulas o condiciones, en base al principio de la autonomía de la voluntad de las partes de un contrato, regulado en el artículo 1.255 del código civil.

Pero, ¿qué tipo de contrato es el contrato de adopción de animales según el código civil?

¿Qué calificación jurídica tiene el contrato de adopción de un animal?

El contrato de adopción de animales, a pesar denominarse así, no existe una regulación propia en el código civil, por lo que determinar qué calificación jurídica tiene, se convierte en una tarea de investigación jurídica algo compleja.

Por ello, hay que analizar dentro de todos los contratos que regula el código civil que es del

¡ año 1.889 ¡

El código civil de 1889 regula el régimen jurídico de todos los contratos de ámbito civil.

Pero, sin embargo, el código civil actual (1.889) no regula ni califica qué tipo de contrato es un contrato de adopción de animales.

Por ello, tenemos que ver en este texto legal qué contrato de los que regula, se asemeja más al contenido del contrato de adopción de animales y en base a esto, qué calificación jurídica se le puede atribuir a este contrato.

Partimos de la premisa de que en el año 1889, el legislador civil, no reguló este tipo de contrato de adopción de animales.

En la comunidad VIP de profesionales del derecho animal de DeAnimals hemos analizado algunas de las cuestiones que afectan al contrato de adopción de animales.

Además, continuaremos con el debate jurídico sobre la calificación jurídica del contrato de adopción de animales, porque es muy interesante, no solo para mí, sino para cualquier jurista, abogad@ o docente especializado en derecho interesado en la protección animal, y por supuesto, en el derecho animal.

El contrato de adopción de animales puede asemejarse en cuanto a su calificación jurídica según algunos juristas a alguno de los siguientes contratos civiles, porque su contenido se asemeje a los requisitos de uno de los contratos, que te cito a continuación:

  1. Contrato de compra venta de animales.
  2. Contrato de cesión.
  3. Contrato de donación.
  4. Contrato de adopción de menores de edad no emancipados.

¿Tú qué contrato crees que es ?

Como ves es un tema bastante complejo.

De hecho, en mi caso, he usado muchas veces, he calificado el contrato de adopción de animales como un contrato de cesión, a la hora de redactar un contrato de este tipo.

Sobre este tema, puedes leer más en el artículo del IPA «Legislación aplicable a los contratos de adopción de animales «, pero por lo contrato te adelanto que se trata de un contrato civil atípico.

¿Por qué surge este contrato de adopción de animales?

El contrato de adopción de animales surge por la necesidad que tienen las protectoras de animales de poder tener un instrumento jurídico, que les permita poder velar y garantizar legalmente, lo máximo posible, por la protección y el bienestar de los animales que han rescatado y cuidado con tanto esfuerzo y cariño y dado posteriormente en adopción.

Por este motivo, la mayoría de contratos de adopción de animales, suelen incluir diferentes cláusulas específicas e incluso cláusulas penales, cuyo principal objetivo es que el contrato citado, sea lo más garantista posible para

  • proteger al animal objeto del contrato
  • y los derechos de la protectora

de tal modo, que la protectora pueda ejercitar acciones legales, si el animal no estuviera bien atendido a nivel físico y/o psíquico.

Conclusión

El contrato de adopción de animales es la herramienta jurídica que tienen las protectoras de animales para poder solicitar ante un juzgado de primera instancia (jurisdicción civil),

  • la revocación del contrato
  • la devolución del animal entregado en adopción,
  • una cuantía económica prevista en una cláusula penal,
  • una indemnización por daños y perjuicios,
  • una indemnización por daños morales,

en el caso de que el adoptante incumpla alguna o todas las cláusulas del citado contrato, y en especial, si el animal no fuera recuperado por la protectora.

Si te interesa este tema, puedes seguir leyendo en más artículos del IPA.

O si lo prefieres puedes inscribirte al Taller online de Contratos de adopción de animales, salvo que lo hayas hecho ya, en tal caso

¡¡ GRACIAS ¡¡

En el Taller online de Contratos de adopción de animales puedes ver los vídeos en los que analizo los siguientes contenidos:

  • Qué es un contrato de adopción de animales,
  • la legislación aplicable,
  • el contenido básico del contrato de adopción,
  • las cláusulas especiales que puede llevar,
  • los errores comunes en los contratos de adopción de animales,
  • el análisis del contenido de 15 contratos de adopción de alumnos del IPA,
  • el análisis cuatro casos reales de incumplimiento de contrato por parte del adoptante, qué paso con esos animales y qué dijeron los juzgados, en tres de esos casos que fueron llevado al juzgado.

Ah¡ Y también incluye dos modelos de contratos de adopción top, top, para proteger al máximo a los animales que se den adopción.

Aunque como siempre digo:

El mejor contrato es el que no hace falta utilizar, porque eso será buena señal

Próxima Formación Online

Apúntate ya
Curso Online

desde 129€

29€

Subvencionado

Curso para Gestores/as

de Colonias Felinas

Sábado, 26 de junio de 2021

Plazas limitadas

Más Info >

Otros artículos que te pueden interesar …